La Hija de Steve Jobs se enamoro de Eugenio un Mexicano de Monterrey

La mejor de las hijas del creador del iPhone tiene los ojos y el corazón puestos en un muchacho mexicano, con quien comparten la pasión por un deporte de élite. Esta es su historia de amor.

La hija menor del magnate Steve Jobs, Eve Jobs, tiene 19 años, rasgos de modelo y una vida de envidia que solo comparten otras contemporáneas suyas como Jennifer Gates, la hija de Bill Gates o Destry Spielberg descendiente de Steven Spielberg.

Aunque hay mucho qué decir de esta chica, esta ocasión repararemos en su relación amorosa con alguien que no es precisamente un francés, inglés, coreano o alemán, sino un mexicano.

Así como lo oyes, la niña pudiente millonaria fijó sus ojos en un latino. Pero ¿qué tienen en común? ¿Cómo surgió su relación?

Sabemos que Estados Unidos vive una época muy difícil marcada por un gobernador que amenaza con levantar un gigantesco muro y desterrar a los mexicanos y personas de otras nacionalidades, denominados “invasores”.

 

🎓🎓 🎉🎊😈❤️

A post shared by Eve Jobs (@evecjobs) on

En ese contexto pareciera que se trata de una historia de amores imposibles, pero la verdad es que el novio de Eve no es cualquier mexicano.

Eugenio Garza Pérez, de 21 años, es el heredero de una gran fortuna pues su familia tiene mucho poder en la ciudad de Monterrey.

Uno de sus antecesores es Eugenio Garza Sada es reconocido empresario y filántropo, pero es más popular por fundar la Cervecería Cuauhtémoc y el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey.

También su abuela es un personaje histórico de renombre. La señora Yolanda Santos de Hoyos creó el Patronato del Ballet de Monterrey, además es artista y filántropa.

Aunque parezca increíble Eve y Eugenio no solo están unidos por los millones de dólares, hay algo más interesante entre los dos.

Eve ha sido amante de la equitación y los caballos desde niña. Mientras ella pasaba el tiempo con los cuadrúpedos, a cientos de kilómetros Eugenio también cultivaba el amor por ese deporte. Hasta que tuvo 15 años se trasladó a los Estados Unidos donde comenzó a hacerse un nombre en esa disciplina.

Años más tarde el chico se agenció premios importantes con su caballo amigo Bariano. Ganaron la Hollow Creek Farm Grand Prix, en Kentucky y la Upperville Jumper Classic, en Virginia, Eve también ha ganado algunos concursos y acaba de terminar el bachillerato en línea, pues es la única manera de llevar de la mano ambas cosas.

 

Con toda esa experiencia el currículum de Eugenio se hacía más interesante para la hija del creador del iPhone.

El destino hizo que ambos se encontraran e iniciaran una historia de amor contada en el Instagram de los dos, en donde no hay fotos de cenas en restaurantes y trajes de gala, sino algo más relacionado a los caballos y hasta el snorkel, un deporte que también les gusta.

I think the sea lions were cuter than us 🌊🐯😈

A post shared by Eve Jobs (@evecjobs) on

 

 

 

%d bloggers like this: